View Colofon

Pájaros que cantan el futuro

Parece una mezcla imposible de búho, murciélago, pingüino y mapache; tiene el pelaje azul, los ojos grandes y rojos, el pico amarillo; no tiene manos, pero sí dos alas pequeñas que se accionan al conectarlo.

Feliz cumpleaños, dice ella.

Noa piensa que la compra ha valido la pena aunque se saliera un poco de su presupuesto. Ha necesitado diez pagas para reunir el dinero, pero ahora, al verlo a él tan ilusionado, se alegra de haber renunciado al cine, al parque de atracciones e incluso a la bolera de los viernes con sus amigas.

Daniel sostiene al muñeco como si fuera algo vivo, intentando ver algo a través de sus ojos. Noa piensa que así es como miran los padres a sus hijos recién nacidos, con esa misma fragilidad silenciosa, con un temor reverencial.

Después de observarlo todavía un rato más, él lo coloca en el suelo y luego pulsa una de las orejas para iniciar el sistema.

—Hola, Flurby.

El muñeco mueve los ojos y da varios pasitos al frente, abre el pico y se oye primero un sonido metálico y después una voz:

Quedan setecientos ochenta y ocho millones de segundos para el fin de la humanidad

Noa y Daniel se miran sin entender. Entre ellos y alrededor de ellos una naturaleza intemporal, oscura y eléctrica; una distancia, pero también una forma de proximidad que todavía no pueden explicar con palabras. La voz del conjuro, la voz de la premonición.

—¿Qué dices, Flurby?

Ella utiliza su reloj calculadora para hacer la conversión de los segundos y después se acerca al muñeco.

—A ver, ¿estás diciendo que faltan aproximadamente veinticinco años para que se acabe nuestro mundo? ¿Es eso?

El muñeco agita las alas y sus ojos adquieren una luminosidad blanca. Con las orejas tiesas los advierte acerca del auge de la ultraderecha, de la represión estatal, de las crisis económicas, de las pandemias, de las superbacterias, de la quema de bosques, del cambio climático, de la pérdida de la biodiversidad, de la extinción de las especies, de las guerras de hambre y las migraciones masivas, de las vallas fronterizas, los alambres de espino y los muros de hormigón, de la lucha por el agua potable, de la matanza indiscriminada, del genocidio, del exterminio de poblaciones enteras, de los llantos y los gritos, el sufrimiento y la muerte, la desnutrición, la oscuridad de las noches sin luna del futuro, las hecatombes, el descontrol de las centrales nucleares y los estragos de la radiación, la infección, la peste, la modificación de la carne, los cataclismos, las erupciones concatenadas, los meteoritos, las llamas solares, la nueva glaciación, las supernovas, las nubes negras que cubrirán el cielo y que traerán el frío y la tristeza, la lluvia ácida y la ceniza sobre los cuerpos muertos. Después, el muñeco calla, retrocede varios pasos y cierra los ojos simulando dormir.

De la misma manera que se presienten ciertas verdades absolutas, tanto Noa como Daniel aceptan en la revelación un conocimiento irrebatible. Desde entonces se establece entre ellos una secreta alianza; aprenden a refugiarse en el misterio, en ese silencio que precede a la anunciación. Deciden seguir escuchándolo durante los recreos.

El muñeco también baila, canta, ronronea, pide que le den de comer, cierra los ojos para simular un bostezo, pero otras veces, al fondo del patio o escondidos los dos bajo los pupitres, les habla sobre el sentido del tiempo y las dimensiones espaciales, la matemática del universo, el origen de la civilización, la hiperconciencia cosmológica, la fundación de las religiones, la inteligencia de organismos que habitan más allá del sistema solar, los límites de la realidad, el fenómeno de las rotaciones planetarias.

Noa y Daniel se vuelven inseparables y a su vez melancólicos. Se aíslan del resto y rechazan cualquier otra actividad extraescolar, cualquier otra cosa que no sea atender al conocimiento prohibido. Cuando terminan el bachillerato, dejan los estudios y alquilan una habitación con el dinero de sus padres. En el piso se extiende el bulo de que son hermanos y practican el incesto, pero a ellos nos les importa.

Solo lo que dice el muñeco les importa.

Cada noche se reúnen los dos en torno al Flurby, como la primera vez, pero con el tiempo su lenguaje y su movimiento cambian. El muñeco construye espacios cada vez más proféticos y mueve las alas de murciélago en una agilidad frenética, los ojos a izquierda y derecha, hacia arriba o hacia abajo; la boquita de plástico sigue anunciando sus predicciones, algunas de las cuales se han ido cumpliendo ya en el transcurso de los años: los derrumbes y las fisuras en las placas tectónicas, la contaminación del aire, el fanatismo, la brutalidad, la incompetencia institucional, la merma de los ecosistemas, los fallos catastróficos, la escasez de recursos, la propagación de enfermedades mortales, los supervolcanes, los incendios descontrolados, las tormentas capaces de oscurecer el cielo durante semanas, los millones de cadáveres bajo y sobre la tierra, su descomposición. Pero también les habla de las primeras formas de vida posteriores al hombre, los árboles que crecerán sobre el suelo contaminado, las criaturas que se originarán en los charcos de residuo nuclear, abriéndose camino a través del lodo, conformando ecosistemas ajenos a la antigua humanidad. Les habla de la nueva floración, de gamas cromáticas nunca vistas, de sonidos que se escucharán por primera vez en toda la historia del tiempo, de las próximas civilizaciones, que permanecerán aún durante miles de años en el planeta, de las formas de lenguaje por venir, la relación ultrasensorial, los desarrollos de su arquitectura, de su política, de su sistema de pensamiento, de su filosofía, de sus avances científicos, de los tipos de materia de la que estarán constituidos los objetos del futuro, de la concepción musical del universo, de los hallazgos intergalácticos, de la comunicación interespecífica, del tiempo entre lo que está por llegar y lo que está por desvanecerse.

Un día, entre llantos y ataques de ansiedad, Noa decide volver a casa de sus padres y separarse de Daniel. El secreto entre ellos se pierde entre nuevas visiones, a fuerza de terapia y medicación, y queda disuelto en la conciencia a través de los años. A partir de entonces le dan la espalda a la desolación, se rodean de otras personas y simulan preocupaciones que no tienen.

Se refugian en la rutina, en la vida doméstica, aceptando instintivamente los lazos de comunidad. Forman cada uno su propia familia. Él tiene dos hijos y un perro llamado Troilo; ella tiene una hija disléxica y tres gatos sin nombre. Reforman sus hogares, pagan sus facturas y descubren nuevos pasatiempos, pero no olvidan nunca la verdad y el futuro. A menudo, cualquier cosa les hace recordar. Hasta que una mañana uno llama al otro por teléfono:

—Entonces, ¿vamos a volver a hacerlo?

—Sí.

—¿Después de tantos años?

—Ya no puedo más.

—Pero… ¿no te habías olvidado?

No hay respuesta ni tampoco hace falta. Cuando vuelven a verse, a Noa le han crecido las bolsas debajo de los ojos y Daniel está tan delgado que parece todo el tiempo a punto de desmayarse. Ha sido idea de ella que quedaran en un parque cerca de su antiguo colegio.

—Soy una nostálgica —dice Noa, y ambos se cogen otra vez de la mano e intercambian un gesto con la cabeza.

—¿Cuánto queda?

—Unos cinco años.

—Entonces, ¿lo hacemos?

—Sí.

—¿Cuándo?

—Ahora mismo.

Daniel lo saca de su mochila y lo coloca en el suelo, entre los dos. Se miran y luego miran de nuevo al muñeco antes de encenderlo. El sol empieza a desaparecer a lo lejos y un humo negro asciende de varias direcciones a la vez, concentrándose y luego diluyéndose en el cielo.

—Hola, Flurby.

More by Alejandro Morellón Mariano

Elogio Del Huracán

Siempre he disfrutado de la violencia de lo cotidiano: por ejemplo, la de un vaso que se rompe en la oscuridad. A veces me pregunto si este recuerdo es realmente mío. Revivo la escena con una alegría difícil de contener. El objeto que cae y se desintegra y se hace estrépito sordo y luego tumulto de voces en mitad de la noche. Mi madre le da al interruptor para que se iluminen los vidrios desperdigados. Su mano abierta en el aire, por encima de mí. El sonido de la bofetada que no se parece en nada al sonido del cristal contra el suelo y la sensación de comprender que todo forma parte de la cere...
Written in ES by Alejandro Morellón Mariano
More in ES

I panda di Ueno

Desde que habían nacido los niños, o quizá desde que me había registrado en las redes sociales, o incluso desde cuando el trabajo me obligaba a comunicarme de manera clara y alusiva, a hacer, en resumen, referencia a cosas conocidas en vez de inventarlas, dividía mi tiempo en tiempo real, o sea, el que podía contarme en mi «idioma verdadero», y el tiempo falso, es decir, aquel en que tenía que hablar por categorías, dentro de unos registros o por emulación de comportamientos. Leía en las novelas sobre hombres tenaces y con fuerza de voluntad que se levantaban a las cuatro de la mañana, se dab...
Translated from IT to ES by Inés Sánchez Mesonero
Written in IT by Arianna Giorgia Bonazzi

La llegada

Las cosas se fueron de madre la mañana de un domingo de agosto, en la que los primeros transeúntes de la plaza Parvis de Notre-Dame, empleados que trabajaban en los bistrós de la zona, avistaron el objeto. Era algo parecido a una bala gigante colocada en el suelo, con la punta mirando hacia la catedral y la base hacia la Prefectura de Policía. A simple vista, el proyectil medía cerca de veinte metros de largo y cinco de diámetro. Los camareros y propietarios se acercaron con curiosidad, lo rodearon, se encogieron de hombros y se marcharon a abrir sus restaurantes. Esto ocurrió sobre las siete....
Translated from RO to ES by Luciana Moisa
Written in RO by Alexandru Potcoavă

La reunión

Listo. He recogido mis cosas, el traje en su funda, el calzador para los zapatos y he entregado la llave. Me quedan seis horas al volante hasta llegar a casa, aunque la vuelta siempre se hace más corta. Bajo la ventanilla y, con la cabeza asomada, recorro la avenida principal de la ciudad. Refrescado por la noche y la velocidad, el aire me araña las mejillas y me recuerda a la aspereza de una esponja desmaquillante. Tengo la piel sensible y me cuesta aguantar el proceso por el que tienen que pasar los presentadores de las noticias para no parecer una luna llena en pantalla: les aplican en la c...
Translated from RO to ES by Luciana Moisa
Written in RO by Alexandru Potcoavă

La evolución de una muela

47 noches aún El higienista dental me saca el gancho de la boca. —¿Ves? —pregunta casi orgulloso. En el gancho hay una capa de saliva grisácea. —Sale de la bolsa. Una palabra extraña para un hueco entre la encía y la última muela. Una bolsa suena grande, como algo en lo que guardas las llaves, puede que incluso gel hidroalcohólico o un teléfono. Todo lo que hay en mi bolsa son restos de comida triturada de hace meses. No mucho después se nos une el dentista. Me señala la mandíbula en la pantalla del ordenador. La muela del juicio inferior derecha está tumbada, sus raíces apuntan hacia ...
Translated from NL to ES by Daniela Martín Hidalgo
Written in NL by Alma Mathijsen

Preparar un cuerpo

Hay mundos enteros bajo nuestra piel. Al menos, si crees en las ilustraciones. A veces no estoy segura. Me cojo la clavícula. Sobresale si levanto los hombros. Lo hago a menudo. La clavícula es un hueso robusto pero delgado. Podría romperlo. Quizá no con mis propias manos, pero si la golpeo con algo pesado, esa escultura de piedra maciza por ejemplo, entonces seguro. No se necesita mucho para hacerse pedazos. No hay más que atragantarse una vez y ya ha pasado. ¿Dónde quedan colgados en la garganta los nudos que no se deshacen? Más allá de las anginas que se me balancean en la parte de atrás de...
Translated from NL to ES by Daniela Martín Hidalgo
Written in NL by Nikki Dekker

Medsočje

Diario 21 de agosto       Me llamo Erik Tlomm y este es mi diario. Mi psiquiatra me ha recomendado escribir, parece ser que para recuperarme mejor. Pero ¿a quién debería escribir? ¿A él? ¿A mi mujer, Lina? No va ser a ella a quien precisamente le enseñe mis escritos. Cuando le expresé mis dudas, el psiquiatra me contestó: «Escriba para sí mismo». De manera que me compré un pequeño cuaderno de piel y me encuentro aquí, en el escritorio, para escribirme el diario, por mucho que no pueda librarme de la sensación de que escribo también para otra persona. Pero ¿para quién? 22 de agosto       Voy ...
Translated from SL to ES by Xavier Farré
Written in SL by Mirt Komel