View Colofon
Original text "Cizí město" written in CZ by Anna Háblová,
Other translations
Published in edition #2 2019-2023

Una ciudad ajena

Translated from CZ to ES by Daniel Ordóñez Franco
Written in CZ by Anna Háblová

Una ciudad ajena

Ámsterdam era una ciudad colorida y caprichosa al empezar el otoño. El sol y la lluvia se alternaban a cada momento, y esto se repetía una y otra vez como los avemarías de un rosario. Yo estaba bajo un puente, esperando a que se pasara uno de esos breves chaparrones. Había planeado una excursión en bicicleta por las afueras de Ámsterdam. Quería ver los famosos pólderes, esos prados de verde intenso cruzados por canales y dominados por molinos de viento que extienden sus brazos como los espantapájaros en los campos de cultivo. Iba a ser mi primera excursión en la nueva ciudad. Una primera experiencia con la que empezar de alguna manera a trabar amistad con el lugar. Con el país de famosa arquitectura de primer nivel en el que había planeado establecerme por un tiempo.

Había encontrado trabajo en el estudio de arquitectura SeARCH, famoso por sus innovadores métodos de diseño, algo que habían llevado también a su propio nombre. Me interesaba el trabajo con transmateriales y elementos de construcción que incorporaran hardware, software o componentes eléctricos. Me interesaban los proyectos que investigaran métodos de construcción no tradicionales. Uno de los trabajos más conocidos de este estudio era Villa Vals, una residencia familiar en los Alpes suizos excavada en una ladera, que recuerda a un cráter hecho por un meteorito o un satélite luminoso, y que durante el día capta la luz y por la noche la irradia de vuelta a su alrededor. En el estudio pude participar en un concurso para un nuevo museo cuya fachada debía estar hecha con paneles móviles de aluminio y plástico sensibles al calor solar y humano. Tuve la oportunidad de investigar un nuevo enfoque en el diseño de edificios administrativos o reflexionar sobre el espacio interior de una sinagoga que determinara también su aspecto exterior. Cada nuevo proyecto era más interesante que el anterior, pero lo mejor es que los clientes holandeses demandaban buena arquitectura; para ellos era algo normal, igual que los reportajes sobre prometedores talleres de arquitectos jóvenes en las principales noticias de la noche.

Así que trabajo tenía, pero piso todavía no. Ámsterdam era famosa, en lo que a vivienda se refiere, por una gran demanda y una escasa oferta desesperante. Aún podía quedarme unos días más en el apartamento de la sobrina de Rein Geurtsen, un arquitecto y urbanista de Delft que a veces iba a dar clase a la Facultad de Arquitectura de Praga. Era un piso típico holandés con una ventana a la calle grande como un escaparate. No tenía sentido echar las cortinas porque era la única fuente de luz de ese espacio profundo y estrecho, sumido de la mañana a la noche en la penumbra. De esta manera, pasé a formar parte de la calle, desde la que de vez en cuando me caían las miradas fugaces de los viandantes que buscaban un estímulo visual cualquiera en su marcha por la ciudad. Era un entorno mucho más acogedor que la habitación diminuta del hostal, con las paredes llenas de moho y una alfombra siempre dispuesta a empaparte los calcetines. Las pinturas abstractas de las paredes, que habría celebrado el mismo Boudník, eran resultado de una humedad omnipresente de la que resultaba imposible escapar ante la íntima cercanía de los canales.

Tampoco resultaba posible escapar de las nubes neuróticas que a cada instante dejaban caer un chaparrón inesperado. Salí a mi excursión, en unas cuantas ocasiones me dio tiempo a refugiarme bajo un puente, pero al final me dieron alcance y me empapé hasta los huesos. Volver no tenía sentido, así que continué mi ruta en bicicleta entre los canales con casas flotantes meciéndose y estrechas viviendas vacilantes de ladrillo como de una ilustración de un libro para niños. Durante uno de los muchos aguaceros, me paré bajo el porche de un albergue juvenil. «¿Estás buscando habitación?», me preguntó en inglés un chaval joven antes de que me diera tiempo a echar un vistazo y evaluar el edificio, como un rompecabezas compacto de contenedores habitables. «Sí», me escuché decir y el muchacho me informó de que se había quedado un lugar libre en el albergue y estaban buscando al sustituto más adecuado. Se había organizado una fiesta esa noche para encontrarlo. «¿Vendrás?» «Sí». «Great». «See u». Genial. A las seis allí. Me olvidé del plan de la excursión y me marché a cambiarme para volver al mismo lugar unas horas después.

El albergue era un pasillo largo y negro con un sinfín de puertas que daban a las habitaciones individuales y luego unas escaleras llenas de grafitis, tanto imágenes como pintadas, que no tenían nada que envidiar a ningún puente o barrera acústica. La música estaba a tope y había un olor a hierba igual que en toda la ciudad cerca de los coffee shop (en los que de forma legal se consigue hachís y marihuana, como si se hubieran equivocado al ponerle el nombre al negocio). El muchacho me reconoció y me informó sobre las reglas de la fiesta del piso: había que captar la atención de cuantos más vecinos del lugar mejor, ya que decidirían a quién de los recién llegados elegir para el puesto de “residente”. Miré alrededor, la fiesta estaba a tope, todos sostenían alguna bebida de poca graduación, por lo general una Heineken (que, por supuesto, no se puede comparar con una cerveza checa). Era fácil reconocer a los candidatos a la plaza. Se reían haciendo ruido y hablaban mucho. Las chicas con los labios pintados de rojo lo intentaban con los enjutos holandeses y los chicos rondaban a las muchachas locales.

Exactamente el tipo de situación que adoran los introvertidos. Después de una hora en pie perpleja, me senté en un sillón en un rincón y me quedé observando ese hormiguero en esfumado, como si mirara un cuadro de Rembrandt. Después de un rato me escabullí y cogí la bicicleta sin que nadie se diese cuenta. De vuelta a mi hogar temporal ya no llovió ni una sola vez. Me paré sobre un puente desde el que se veía la bahía. Algunos restos de luz languidecían ondulantes sobre el horizonte y penetraban en el reflejo sobre la superficie. Empezaba a tener realmente ganas de ver los pólderes escondidos en la hierba que no había visto ese día. Tenía ganas de ver el paisaje que, con su llanura interminable, se extendía como la piel ligeramente rugosa de la palma de una mano.

Me pasaba el día trabajando de sol a sol y no había tiempo para buscar piso. A lo largo de la semana escribí a decenas de anuncios. Solo me respondió un iraquí moreno. Me encontré por primera vez con Mohamed en el Oosterpark, justo en uno de los extremos de la tela de araña del sistema de canales convergentes del centro histórico. Me llevó a su piso en un edificio de ladrillo marrón rojizo con los marcos de las ventanas blancos, una estrecha escalera empinada y la característica penumbra. Me dio la bienvenida una mujer simpática con un pañuelo echado de cualquier manera sobre su pelo negro y tres niños. Como pude saber más tarde, dos de los tres niños los tuvo Mohamed con su primera mujer, que lo abandonó y se fue a Irán. No quise saber por qué. Mohamed llegó a Holanda como mano de obra barata y ya después se quedó. Me enseñó una habitación vacía con una ventana pequeña a un patio oscuro. «Tengo aquí esta habitación con una ventana», dijo y le brillaron los ojos con picardía. Por el énfasis que puso en la palabra ventana, entendí que no era algo que todo el mundo tuviera en el centro de Ámsterdam. Me mudé con la familia musulmana justo durante la celebración del ramadán. Durante el día se guarda ayuno y se cena después de que se ponga el sol. Me invitaron a uno de los banquetes de la noche. Al parecer, uno de los principios del ramadán es no dejar a los invitados o a los forasteros con hambre. La mesa estaba repleta de platos típicos iraquíes, en el centro había una especie de hogaza rellena de algo que recordaba a un pan grande. «¿Qué lleva dentro?» pregunté con curiosidad. «¡Una bomba!», soltó Mohamed y los ojos le brillaron de satisfacción por la broma bien traída. Todos nos reímos. Después comimos, charlamos y vimos las noticias de Irak, que no entendía. Si en este país encontré un hogar, fue precisamente ese apartamento con las normas de un musulmán creyente pegadas en el pasillo junto a la puerta de entrada y con una habitación cuya ventana miraba, al menos en parte, al cielo a ratos despejado, a ratos encapotado.


Mi ciudad, que no es mía

«Te compraré un helado», me dijo papá, a sabiendas de que así lograría casi seguro sacarme del piso. Quería ir a escuchar las campanas de Loreto pero no quería ir solo. En cuanto dijo la palabra helado, salí disparada al recibidor para ponerme los zapatos, que siempre me compraba un número más grandes. Yo tenía nueve años. Hacía tres años de la Revolución de Terciopelo y dos de la visita del Papa. Hacía un año del entierro de la abuela, cuando vi a mi padre llorar por primera vez. Vivíamos en uno de esos bloques de viviendas grises sin ornamentación alguna en los que el ruido del ascensor resonaba por todo el edificio como gemidos durante el coito. Vivíamos en un piso con tres habitaciones que daban a un parque con columpios y la cocina a un patio interior cubierto de vegetación con tres robustos nogales y un soporte oxidado para sacudir alfombras. Los árboles del parque, con ramas bajas a las que se trepaba bien, y los secretos prohibidos de un patio oculto fueron mi infancia en los márgenes del barrio del Castillo. Hasta que llegó aquel día. Aquel terrible momento crucial: la mudanza.

Cuando salíamos del piso corríamos a ver quién llegaba antes abajo. Si papá en ascensor, o yo por las escaleras. El ascensor tardaba, y antes de llegar arriba a por papá, yo ya estaba fuera hurgando aburrida con el dedo el tosco enlucido de cemento brizolit. A la luz del sol de la mañana, algunas de sus partículas brillaban como si fueran de nácar. Del micromundo del enlucido con sus cordilleras en miniatura solo me sacó el sonido de la puerta, que se cerró de golpe al salir papá. Un tranvía pasó por la calle transversal produciendo un suave chirrido. Do♯ fa♯ la♯, diría de las notas del tranvía mi amiga violinista. Puede que me esté vacilando, pero para alguien sin oído absoluto no hay forma de saberlo.

Creo que por aquel entonces ya no tenía que llevar medias blancas, falda a cuadros y el pelo a tazón. Probablemente lo llevara corto y pareciera un poco un chico, vestida con la ropa heredada de mis hermanos: camisa de franela y, por debajo, una camiseta con un Sandokán descolorido de tantos lavados. Me iba quedando aposta detrás de mi padre para que no me viera. Así podía disfrutar de los charcos que quedaban entre los huecos de la acera. Antes de chapotear con los pies, nubes muy blancas flotaban sobre ellos.

Cruzamos las vías del tranvía, pasamos delante del edificio de la Central de la Música del Ejército de la República Checa (en la que los militares holgazaneaban en las ventanas como edredones al sol), de mi antigua guardería, del instituto de enseñanza secundaria Kepler (en el que se fuman tantos porros como en cualquier otro) y ya nos recibía Pohořelec con sus casas bajas renacentistas pegadas al monasterio de Strahov. El espacio en bajada de la plaza nos llevaba más allá, junto a la iglesia con un letrero de “Hotel” y un original sitio de comida rápida, a lo largo del soportal que se estrecha, junto al palacio de Černín con sus sobres en relieve y un desfile militar de columnas corintias por encima. Y ya estábamos allí, en la plaza de Loreto. Nos metimos entre la muchedumbre de pie frente al barroco exuberante de Loreto y esperamos a que empezaran a sonar las primeras notas del carrillón. Lo escuchaba a ratos y a ratos miraba el trasero gordo desnudo de un angelito de piedra, hasta que al final aproveché la oportunidad de meter los pies pensativa en el charco más cercano.

Poco después los charcos se pusieron a saltar solos sin que tuviera que provocarlos yo con el pie. El viento se humedeció, el espacio quedó rayado por la lluvia y el sol desapareció como si alguien hubiera echado sobre mi ciudad una manta mojada. Tuvimos que regresar. Ya no seguimos hasta el castillo y su patio por las casas marcadas con los escudos de sus señores, por los faroles de hierro fundido con cuatro ninfas de hierro fundido (que no sé por qué me daban miedo), por las fachadas pintadas hasta el absurdo con esgrafiados (aquí no sería correcto decir pintado para lo que está grabado uniformemente sobre el revoque húmedo), por los portales con falsos balcones, por delante de la guardia del castillo (a quienes por entonces no era aún difícil hacer reír) y por la estatua de bronce de Masaryk (bajo la que mis hermanos tocaban canciones de Karel Kryl y sacaron así para comprarse una bicicleta). Y, finalmente, esa grandiosa entrada en escena con la que se nos presentaba la ciudad. Con la que se ofrecía como un juego de construcción sin fin de tejados, chimeneas, puentes, torrecillas y cúpulas. Como un lego enorme con el que sería maravilloso jugar.

Mientras volvíamos a casa, me iba quedando atrás de nuevo, pero ya no porque quisiera. Los pasos de papá se me escapaban, se escapaban de las aceras con sobredosis de charcos, del agua que corría por los canalones, de las fachadas con mapas mojados, de la lluvia con la ciudad interiorizada. Solo me esperaba en los pasos de cebra. El edificio de nuestro piso nos abrazó con su familiar y tiesa sequedad, con el cóctel de olores de las comidas cocinadas ese día. En casa nos quitamos la ropa mojada para que la achuchara la lavadora. Tenía frío en aquel frío inicio de la primavera, del helado ya ni me acordaba. Mientras la lavadora gorjeaba y brincaba por las baldosas del cuarto de baño, miraba por la ventana los tejados difuminados y, en algún lugar cerca de donde acabábamos de volver, intuía un montón de espacios misteriosos como un pozo, de profecías calladas en los húmedos sótanos, de huecos dejados por los bloques como muelas sacadas, de piedras angulares acurrucadas. Solo que la ciudad estaba en otra cosa. Estaba paralizada por el miedo a perder la dignidad, parpadeaba neurótica con su circunvalación aún por abrir, empezaba a padecer complejos –administrativos y comerciales–, y las corporaciones multinacionales empezaban a sacarle el jugo hasta que algún día la dejaran seca. Pero de esto yo aún no sabía nada.

Entonces yo tenía nueve años. Once años antes de empezar a estudiar arquitectura (donde me enteré de que las pequeñas piedras preciosas de los toscos enlucidos de cemento brizolit son mica), un año antes de que mi hermano mayor volviera de la mili (frío y extraño, con la cabeza rapada, el cinturón apretado y la mirada vacía) y cuatro años antes de aquel momento decisivo: la mudanza. La mudanza a las afueras, donde la ciudad se deshilachaba como los bordes de un tejido barato. Los solares misteriosos cercados con vallas de madera pintadas fueron reemplazados por una periferia sin identidad y el supuesto decoro de las viviendas familiares.

Una vez que te embebes de niño de un lugar delicioso, ya no lo abandonas nunca, porque él no te abandona nunca. Mi padre tiene en los ojos la región de Vysočina con sus capas de suaves colinas extendiéndose a lo lejos, una arboleda de manzanos silvestres y un estanque que cambia de identidad cada verano. Tiene en la piel el obstinado olor del barro, el follaje en descomposición y los muros de piedra húmedos. Lo que sus manos cogen con mayor gusto es la azada y la leña bien seca para encender la estufa. No deja de volver a sus recuerdos. Igual que yo, que tengo en la cabeza solo la ciudad de tejados inclinados de los que cae la nieve de forma tan inesperada en el deshielo que hasta te apartas del susto. Llevo dentro los dramas de los relieves estucados, tan fáciles de destrozar por la banalidad del aislamiento térmico. Nunca me abandonará la inestabilidad de los adoquines, las aberturas en las paredes por las que se ven angostas calles sombrías ni las escaleras empinadas por las que la lluvia baja tan desenfrenada como el agua de los rápidos en las montañas. Permanecerán dentro de mí las imágenes abstractas de los enlucidos caídos y las cornisas adornadas con plumas de paloma. La plaza ruidosa con los peinados de las fachadas y los silencios extáticos de las iglesias, conventos y bibliotecas.

El amor a una ciudad es como una tos que no hay forma de que se te vaya. Y tú te ahogas. Por el anhelo de volver a tu ciudad, que no es tuya.

More by Daniel Ordóñez Franco

Niña muerte

Servicio suspendido. El suicidio por estrangulamiento es relativamente poco común. A la soga, por lo general, se le dan varias vueltas y, a veces, se acolcha con algo blando. Durante el estrangulamiento, la irritación del nervio vago y la presión sobre la arteria carótida impiden el paso del flujo sanguíneo al cerebro y provocan el cierre de las vías respiratorias. Pero lo que pasa es que, habitualmente, no suele cerrarse del todo la laringe y la muerte tarda más en llegar de esta forma que con el ahorcamiento, siempre y cuando no provoque únicamente una pérdida de conocimiento y la soga se ...
Translated from CZ to ES by Daniel Ordóñez Franco
Written in CZ by Lucie Faulerová

Reuniendo fuerzas ara la huida

(...) Por no saber, entré en el club poco después de que abrieran, cuando la gente joven estaba todavía entonándose en las cervecerías cercanas. Por la pista, lo único que saltaban eran los efectos luminosos y el tecno-set de introducción de los DJ recordaba más a mantras de un monje budista que a algo satánico. Por el reflejo húmedo del suelo, estaba claro que hasta hacía media hora había estado dando vueltas por la sala el servicio de limpieza. Así que me puse mientras a meditar sobre lo ilusorio del destino humano y de vez en cuando iba a por una cerveza antes de que se empezasen a formar l...
Translated from CZ to ES by Daniel Ordóñez Franco
Written in CZ by Ondrej Macl

La depuradora

Llevaba un rato de pie delante de unas casetas de obra, frotándose las manos por el frío. A lo lejos, sobre el río, pasaron como un rayo dos cormoranes. Después se puso a mirar en todas direcciones y a revisar un SMS llegado el día anterior. «Hola, Petra. Operación depuradora mañana a las 8. Encuentro en el puente delante de los módulos. A.» Lo leyó tres veces más hasta que se apagó la pantalla. La depuradora vieja y la nueva, que se repartían todos los residuos que vertía la ciudad, se alzaban una tras otra sobre la isla, como las dueñas y señoras del río. Mientras que la vieja se elevaba co...
Translated from CZ to ES by Daniel Ordóñez Franco
Written in CZ by Anna Háblová

Francamente, querida, me importa un bledo

Cuando Marek me tira a la cama, atraviesa su rostro cierto ademán que, junto a la fuerza con la que me agarra, me causa una total pérdida de orientación, como si nuestra cama en ese momento fuera un alud en el que me ha hundido y yo me olvidara dónde es arriba y dónde abajo. Duran apenas un segundo, la presión de sus manos y la expresión de su cara. Al instante me rescata del alud. Y, a pesar de que me quedo en posición horizontal, es hasta sospechoso lo claro que está dónde es arriba y dónde abajo. Y solo entonces me doy de bruces con ello, solo entonces caigo, aunque, de todos modos, solo a ...
Translated from CZ to ES by Daniel Ordóñez Franco
Written in CZ by Lucie Faulerová

El automóvil de la Antigua Grecia

Era un día caluroso de junio. Solo que no se le decía junio, sino targelión o esciroforión. Dos personas abandonaban las murallas de Atenas y en amistosa charla echaban a andar a lo largo del río Ilisos para darse un paseo por la naturaleza. Hablaban, principalmente, del amor. El más joven de los dos llevaba transcrito un discurso ajeno acerca de que el amor era el mal, pero también él lo pensaba. De hecho, solo hablaba de ese discurso ajeno. El hombre mayor, para sus adentros, no estaba de acuerdo; sin embargo, le ponía bastante su fervor. Y, así, pararon bajo un alto plátano, donde el hombr...
Translated from CZ to ES by Daniel Ordóñez Franco
Written in CZ by Ondrej Macl
More in ES

Aleksandra Lipczak Themed Text (PL)

El 28 de noviembre de 2020, un mes después de que el politizado Tribunal Constitucional prohibiese el aborto en Polonia, Magda Dropek, una de las organizadoras de las protestas de mujeres en Cracovia, escribió en Facebook: «Llevo varios años apoyando las protestas callejeras y durante todo este tiempo he estado segura de una cosa: no sé gritar ni corear, soy demasiado caótica para hablar con eficacia y lógica, por eso siempre se me ha dado bien trasladar mis pensamientos, pero al papel o a la pantalla, escribir, comunicarme sin voz. Esa es otra: mi voz, no soporto mi voz. Durante las últimas...
Translated from PL to ES by Joanna Ostrowska
Written in PL by Aleksandra Lipczak

La mortífera

(Disclaimer: La mortífera es una antología de cuentos cortos compuesta de seis ciclos (Una noticia peculiar, Los pájaros no sobrevuelan los suburbios, Esbozos del minibús, La mortífera, Por la boca, Qué bien que nos bombardearais). Cada uno de estos ciclos está compuesto por cinco cuentos cortos. Los cuentos ofrecen un resumen en cuanto a los protagonistas y los acontecimientos con un final abierto, a menudo sin introducción y conectados a través del espacio. En su totalidad, la antología de cuentos La mortífera pretende mostrar una relación humorística e irónica de temas serios de la vida cot...
Translated from SR to ES by Ivana Palibrk
Written in SR by Ana Marija Grbic

I panda di Ueno

Desde que habían nacido los niños, o quizá desde que me había registrado en las redes sociales, o incluso desde cuando el trabajo me obligaba a comunicarme de manera clara y alusiva, a hacer, en resumen, referencia a cosas conocidas en vez de inventarlas, dividía mi tiempo en tiempo real, o sea, el que podía contarme en mi «idioma verdadero», y el tiempo falso, es decir, aquel en que tenía que hablar por categorías, dentro de unos registros o por emulación de comportamientos. Leía en las novelas sobre hombres tenaces y con fuerza de voluntad que se levantaban a las cuatro de la mañana, se dab...
Translated from IT to ES by Inés Sánchez Mesonero
Written in IT by Arianna Giorgia Bonazzi

Apuntes para la vida de Frances Donnell

Prólogo En 1945, Frances Donnell, escritora y conocida criadora de aves, nació en Estados Unidos. En 1983 fingió morir de lupus, enfermedad que venía asolándola desde su juventud. Meses después de su intento, se descubrió que todo había sido un rumor. Tras una pequeña polémica, a la que llegaremos en el momento oportuno, Frances permaneció en el anonimato durante varias décadas. Ya en el siglo xxi, llegó a España con la dureza de la enfermedad tras su espalda, que no había hecho más que crecer en su interior. Solía decir que había abandonado su país en el momento en el que se había hecho dema...
Written in ES by Adriana Murad Konings

Pastel de tapioca

El rugir del motor de la furgoneta de la asociación anunciaba que ya era la hora de comer, en aquel día en que el sol ni se veía de tanto que quemaba. El viejo estaba debajo de la higuera; llevaba una camisa muy sucia, toda desabrochada, con una sonrisa irónica en la boca cerrada para sujetar el cigarro. Se quedó mirando cómo la brasileña —dos grandes manchas húmedas bajo los brazos y la espalda del uniforme igualmente empapada— salía del vehículo, cogía las fiambreras y se dirigía al anexo que funcionaba como cocina, donde él solía estar. —¡Tío João! ¡Tío João! La risa le hacía contraer to...
Translated from PT to ES by Sara De Albornoz Domínguez
Written in PT by Daniela Costa

El descenso del abejorro

Día cero       Sus dedos volvieron a escaparse casi automáticamente hacia el móvil que había dejado junto a la sopa. No es que esperara algo quién sabe cuán interesante en la pantalla, pero la costumbre no lo dejaba en paz. Prefería desactivar la aplicación de citas en línea cada vez que volvía a casa de visita durante unos días. Y todavía no tenía del todo claro si lo hacía por él y su familia, ya que se sentiría incómodo si los ponía en una situación embarazosa, o si lo hacía para protegerse de las molestias de segunda mano, porque no aguantaba ver entre los perfiles apodos torpes y fotograf...
Translated from SL to ES by Xavier Farré
Written in SL by Agata Tomažič