View Colofon

Francamente, querida, me importa un bledo

Translated from CZ to ES by Daniel Ordóñez Franco
Written in CZ by Lucie Faulerová

Cuando Marek me tira a la cama, atraviesa su rostro cierto ademán que, junto a la fuerza con la que me agarra, me causa una total pérdida de orientación, como si nuestra cama en ese momento fuera un alud en el que me ha hundido y yo me olvidara dónde es arriba y dónde abajo. Duran apenas un segundo, la presión de sus manos y la expresión de su cara. Al instante me rescata del alud. Y, a pesar de que me quedo en posición horizontal, es hasta sospechoso lo claro que está dónde es arriba y dónde abajo. Y solo entonces me doy de bruces con ello, solo entonces caigo, aunque, de todos modos, solo a medias, pero me llega como un tiro a la cabeza, como cuando alguien enciende de golpe la luz y aun más de golpe la apaga. Y sabes que has visto algo, pero no estás completamente segura de qué. Algo que al apagar no desaparece, sino que permanece en el lugar, por alguna parte. En vano intentas encontrarlo a tientas y, cuanto más tiempo pasa, más te preguntas: ¿pero había realmente algo? ¿O fue solo una ilusión óptica? Ando a tientas en este fastidioso túnel sin luz al final y en el cerebro no hay forma de que toda la información se organice en un código comprensible. Está cifrado: unos y ceros. Pero ¿qué hago yo con unos y ceros?

Necesito rebobinar. Parar. Hacer zoom. Examinar ese colapso gravitacional de un segundo. La composición de algo extraño en un cuerpo íntimamente familiar. Unos matices que no soy capaz de nombrar porque no se basan en nada concreto, no, ni en ninguna mueca, guiño o nariz fruncida, tampoco en la localización de la presión con las manos, no, nada de eso. Pero algo había. ¡Algo! Sí, algo, y era algo extraño ¿Era algo…? ¿Y si es solo que estoy completamente desubicada…, paranoica, porque ha estado muchos días sin pasar por casa y porque mis sentidos no han conseguido acostumbrarse a su presencia mientras él ya me estaba agarrando excitado?

No sé. Un túnel.

Solo que Marek ya está rodeando mi cabeza con sus antebrazos y su lengua en mi cuello deja un rastro húmedo y caliente y sé que ya es tarde y que queda lejos, que en el espejo retrovisor ya no voy a poder comprobar si lo que hemos atropellado era un gato o un trapo viejo. En lugar de eso, mi cuerpo y mi cabeza simplemente se agarrotan de una forma imprecisa, sin que pueda hacer nada de nada. Bueno, algo sí. Marek frota su entrepierna contra la mía y a través de los pantalones carga contra mi ingle derecha. Me palpa la piel por debajo de la camisa y su ruidosa respiración se ahoga entre mi oreja y la almohada. Y yo pienso en unos y ceros y pienso en esa constelación de hace unos pocos instantes y en si tengo que detenerlo ahora y decirle lo que he visto y he sentido, aunque ni siquiera sé qué era ni si ha tenido lugar, o si es mejor continuar haciendo lo que estamos haciendo. Sigo dándole vueltas mientras levanto automáticamente la pelvis para que le cueste menos quitarme las bragas.

Y entonces se me viene a la cabeza Eliška. Cómo, con media cara escondida detrás de una botella de prosecco, decía:

—Estaba como extraño, no sé… Como si me hubiera acostado con otro.

—No se encontraría bien, ¿no? —dije—. Eso puede pasar, que a veces se tiene la cabeza en otra parte…

La mano de Marek se mete la mía en los calzoncillos.

—No, no quiero decir eso, no es eso. No estaba ausente… Al contrario. —Eliška toma aire y echa mano a la botella para servirse otra copa y dice—: Estaba como fuera de sí. Me mordió un pezón, me dolió un poco. ¿Me había mordido alguna vez un pezón? ¡Yo no lo recuerdo!

—¿Y por qué te molesta? Más bien deberías estar contenta, ¿no? —Intenté quitarle hierro a la situación, pero a Eliška no le hizo ninguna gracia.

—No me importaría… si… si no estuviera tan distinto… No sé…

—A lo mejor vio algo en una peli porno. Y solo quería probarlo.

El cuerpo de Marek se hace más pesado.

—No me entiendes —dijo negando con la mano—. No sé… Simplemente…

Veía cómo Eliška luchaba con sus pensamientos y con las palabras en la punta de la lengua. Pero al final no terminó la frase. Perdió la batalla. Y aunque a mí me había quedado claro qué idea era la que la atormentaba, y a ella le quedó claro que a mí me había quedado claro, no dijo nada en voz alta. Creo que entiendo por qué. A veces las cosas se convierten en realidad solo por decirlas en voz alta.

Marek se zambulle en mí como un pez en el agua. Y en ese momento es él, mi Marek: esta vez lo reconozco con total seguridad. Porque justo en esos momentos me parece siempre bastante vulnerable. Indefenso. Un niño pequeño que necesita esconderse a toda prisa. Está dentro de mí. Por un instante no hace ni un solo movimiento y yo lo estrecho entre los muslos. Estoy medio excitada y medio en el túnel todavía.

Es curioso, no recuerdo haber hablado nunca más con Eliška de este asunto. Ella ya no ha sacado más el tema y yo ya no le he preguntado. Es como si nunca hubiéramos tenido esa conversación. Y puede que, además, en su cabeza sea como si nunca hubiera tenido ese sentimiento raro con su marido.

Me adentro en el túnel, me adentro en la oscuridad, en la más absoluta oscuridad. Delante de mí no hay nada, pero cuando me giro, algo se mueve por ahí. Miro a mi espalda y veo con total claridad una escalera y en ella a Clark Gable. Para ser más precisa, a Rhett Butler, agarrando una maleta que Scarlett O´Hara, sin dejar de lloriquear, pretende arrebatarle de la mano. Difícil decir qué hace aquí en el túnel, pero de la escena me acuerdo perfectamente. Cuando la vi era una niña, probablemente aún no fuera a la escuela. Mamá estaba preparando la comida mientras en la televisión pequeña de encima del frigorífico estaban poniendo Lo que el viento se llevó. Yo estaba jugando o pintando detrás de su vieja máquina de coser mientras miraba fascinada esa escena. Puede que estuvieran discutiendo, pensé, pero no estaba segura. Porque, si estaban discutiendo, discutían de una forma completamente distinta a nuestros padres. Mamá no suplicaba nunca como Scarlett y papá nunca ponía un gesto tan distante como Rhett. No recuerdo qué se decían, no sé si yo entonces le daba algún significado a aquellas palabras, solo me acuerdo de aquella energía rara que sentí. Y también que ella lloraba e iba corriendo detrás de él mientras él la miraba con cierto desdén, con mirada de bribón. No se deshizo de ella con agresividad ni le gritó, solamente se abrió paso con la maleta hacia la salida. Y al final se fue de verdad. Yo me puse inmediatamente a hacer pucheros y a preguntarle a mamá si se había divorciado de ella. Mamá decía que no, que solo se había ido.

—¡Pero se han peleado!

—Es porque lo va a echar de menos.

—¿Y dónde se va entonces?

—¿Adónde se va a ir? Al trabajo.

—¿Y qué llevaba en la maleta?

—¿La maleta? La llevaba porque iba a un viaje de trabajo.

Creo que a mí no me lo parecía mucho, pero al final terminé tragándome lo que me decía mamá. O más bien quería tragármelo. Puede que las personas por su propia naturaleza no tengan ningún problema en engañarse a sí mismas y de forma completamente consciente, desde pequeñitas, solo para no pasarlo mal, para apartar de sus cabezas toda inquietud.

La cabeza y el tronco de Marek se levantan un poco cuando se incorpora hacia mí. Me dice que me dé la vuelta. Lo observo intentando averiguar si me lo ha dicho como mi Marek, al que conozco, o como el Marek que hasta hace no tanto, quizá ayer, se estaba tirando a otra. ¿Y si no quiere mirarme a la cara para imaginarse a otra? Marek lo repite y yo me pongo a cuatro patas para que me lo haga en esa posición.

Puede que en el túnel me haya topado con Rhett Butler y con la mentira descarada de mi madre precisamente porque Marek ha vuelto a casa después de varias semanas. Pero lo dudo. No, porque Rhett no está ahí con su maleta, porque no está bajando por la escalera frente a mí, porque no me está mirando a mí con esa cara de bribón… Tiene que ser otra cosa, porque mi historia de Lo que el viento se llevó, o más bien la de mi madre, no termina aquí en absoluto. Unos trece años después, ya estaba a punto de terminar el instituto, tuve que elaborar con mis compañeros un proyecto sobre la guerra civil estadounidense. Era difícil no usar como referencia un libro y una película que, por otra parte, no había visto desde mis, calculo, cinco años, y que sabía que ya no iba a volver a ver nunca más. Y fue una compañera de clase la que mencionó que, en cualquier caso, lo que realmente pasó a la historia fue la última frase de Rhett Butler. Yo, por supuesto, no sabía de qué estaba hablando.

—Pues ella está ahí suplicando y le pide que no la abandone, y luego le dice: «¿Qué voy a hacer sin ti? ¿Cómo voy a vivir así?» O algo así… Y él va, la mira, y le dice: «Francamente, querida, me importa un bledo».

—Espera, espera —le digo yo—, ¿cómo que no la deje? Si él solo se va al trabajo…

La compañera me miró como a una idiota.

—Pero… ¿qué trabajo?

La mano derecha de Marek me agarra una teta mientras la izquierda me tumba de lado.

A qué trabajo iba a ser. Me encogí de hombros y ya quería sacar lo del viaje de trabajo, que por eso llevaba una maleta, pero, por fortuna, lo comprendí todo antes de pronunciarlo en voz alta. ¡Qué tontería! Me puse a llorar. Mi compañera de clase no entendía nada; no la culpo. Entonces ya había muerto mi madre, así que no podía preguntarle por esa mentira, y es algo que le reprocho. Tal vez podría haberlo superado como una persona adulta, convenciéndome de que mi madre únicamente se compadeció de mí, que no quería que me diera pena. Solo que no he sido capaz de verlo así en absoluto. Puede que no fuera por mí, sino solo por su tranquilidad, porque sabía que si confirmaba mis temores, podría haberme pasado lloriqueando el día entero perfectamente, que era justo lo que me ocurría con las películas. Puede que no me dijera la verdad sin rodeos porque quería terminar de preparar con calma la salsa de tomate y no tener que estar limpiándome los mocos. ¡Pero no se daba cuenta de las consecuencias! ¡Yo podría haber pasado el resto de mis días totalmente equivocada! ¡Y sería solo por su culpa! Porque mi intuición ya me permitía atisbar por aquel entonces cuál era la verdad. Solo que yo, por el contrario, me dejaba engañar. Estafar. ¡Y, luego, después de tantos años, de repente, sale a la superficie la verdad! Pero ¡¿y qué hago yo ahora con ella?! ¡¿Qué hago con la verdad?! ¡¿De qué me vale?! Unos y ceros.

Ojalá no hubiera hecho nunca ese proyecto para la escuela.

Sobre los riñones, me gotea el sudor de Marek. Funcionamos como una máquina perfectamente puesta a punto. Vuelvo la cabeza sobre los hombros, quiero mirarlo. Capta mi mirada y me agarra con más fuerza el culo con las dos manos. Vuelvo a girar la cabeza hacia delante. Se aceleran los movimientos de Marek. Después se detienen.

Un suspiro de alivio suena a mi espalda.

Cesa la presión de sus manos y yo me tumbo boca abajo. Marek se tumba sobre mí.

Jadea. Jadeo.

Veo de nuevo a Rhett Butler, de pie en la puerta con la maleta en la mano. Me sonríe. Le despido con la mano. Se va de viaje de trabajo.

More by Daniel Ordóñez Franco

Una ciudad ajena

Una ciudad ajena Ámsterdam era una ciudad colorida y caprichosa al empezar el otoño. El sol y la lluvia se alternaban a cada momento, y esto se repetía una y otra vez como los avemarías de un rosario. Yo estaba bajo un puente, esperando a que se pasara uno de esos breves chaparrones. Había planeado una excursión en bicicleta por las afueras de Ámsterdam. Quería ver los famosos pólderes, esos prados de verde intenso cruzados por canales y dominados por molinos de viento que extienden sus brazos como los espantapájaros en los campos de cultivo. Iba a ser mi primera excursión en la nueva ciudad....
Translated from CZ to ES by Daniel Ordóñez Franco
Written in CZ by Anna Háblová

Niña muerte

Servicio suspendido. El suicidio por estrangulamiento es relativamente poco común. A la soga, por lo general, se le dan varias vueltas y, a veces, se acolcha con algo blando. Durante el estrangulamiento, la irritación del nervio vago y la presión sobre la arteria carótida impiden el paso del flujo sanguíneo al cerebro y provocan el cierre de las vías respiratorias. Pero lo que pasa es que, habitualmente, no suele cerrarse del todo la laringe y la muerte tarda más en llegar de esta forma que con el ahorcamiento, siempre y cuando no provoque únicamente una pérdida de conocimiento y la soga se ...
Translated from CZ to ES by Daniel Ordóñez Franco
Written in CZ by Lucie Faulerová

Reuniendo fuerzas ara la huida

(...) Por no saber, entré en el club poco después de que abrieran, cuando la gente joven estaba todavía entonándose en las cervecerías cercanas. Por la pista, lo único que saltaban eran los efectos luminosos y el tecno-set de introducción de los DJ recordaba más a mantras de un monje budista que a algo satánico. Por el reflejo húmedo del suelo, estaba claro que hasta hacía media hora había estado dando vueltas por la sala el servicio de limpieza. Así que me puse mientras a meditar sobre lo ilusorio del destino humano y de vez en cuando iba a por una cerveza antes de que se empezasen a formar l...
Translated from CZ to ES by Daniel Ordóñez Franco
Written in CZ by Ondrej Macl

La depuradora

Llevaba un rato de pie delante de unas casetas de obra, frotándose las manos por el frío. A lo lejos, sobre el río, pasaron como un rayo dos cormoranes. Después se puso a mirar en todas direcciones y a revisar un SMS llegado el día anterior. «Hola, Petra. Operación depuradora mañana a las 8. Encuentro en el puente delante de los módulos. A.» Lo leyó tres veces más hasta que se apagó la pantalla. La depuradora vieja y la nueva, que se repartían todos los residuos que vertía la ciudad, se alzaban una tras otra sobre la isla, como las dueñas y señoras del río. Mientras que la vieja se elevaba co...
Translated from CZ to ES by Daniel Ordóñez Franco
Written in CZ by Anna Háblová

El automóvil de la Antigua Grecia

Era un día caluroso de junio. Solo que no se le decía junio, sino targelión o esciroforión. Dos personas abandonaban las murallas de Atenas y en amistosa charla echaban a andar a lo largo del río Ilisos para darse un paseo por la naturaleza. Hablaban, principalmente, del amor. El más joven de los dos llevaba transcrito un discurso ajeno acerca de que el amor era el mal, pero también él lo pensaba. De hecho, solo hablaba de ese discurso ajeno. El hombre mayor, para sus adentros, no estaba de acuerdo; sin embargo, le ponía bastante su fervor. Y, así, pararon bajo un alto plátano, donde el hombr...
Translated from CZ to ES by Daniel Ordóñez Franco
Written in CZ by Ondrej Macl
More in ES

Nec mergitur

El salón era la parte peor acondicionada de la casa. La chimenea estaba desierta, la mesa del comedor perdida frente a la cristalera, sin sillas, las paredes blancas despejadas, excepto unos clavos de los que no colgaba ningún cuadro. Cada vez que ponía un pie dentro tenía la sensación de entrar en una sala de baile. En realidad casi no se había sentado allí. El sofá que había traído de su piso de Bolduque se encontraba en medio del salón, sin cojines, con el respaldo sin funda. Había apañado como mesita una caja llena de fulares con una bandeja encima. Cuando anunció que se iba a mudar, la ge...
Translated from NL to ES by Irene de la Torre
Written in NL by Simone Atangana Bekono

Pero la casa todavía vive en mí

Un bautismo. Un nuevo comienzo. Sobre mis hombros una capa negra,  como un manto ceremonial. Me sujeta la cabeza y la inclina con cuidado  hacia atrás. El chorro de agua es mucho más suave que el chorro que sale de  la ducha de casa. Me masajea con la punta de los dedos la piel de la cabeza.  Mi cabeza. Esta cabeza mía. Esta cabeza de la que no puedo salir. Esta  cabeza pesada. Esta cabeza que se anuncia. Esta cabeza que llenan pensa mientos. Pensamientos que llegan siempre sin avisar. Pensamientos que  nunca resuelven nada. Cierro los ojos e intento imaginarme que no solo  me masajea la cabez...
Translated from NL to ES by Guillermo Briz
Written in NL by Maud Vanhauwaert

Very Important Person

      Otra vez me he pasado el día mirando los números iluminados sobre el ascensor. 8… 7… 6…5…4…3…2…1… «Buenos días, señor Seljak». Lo saludo al menos porque yo cumplo con mi deber profesionalmente. Me contesta con su silencio, él también es un profesional. Cuando tengo suerte, en su pétreo rostro se dibuja un surco. Si él está de humor, levanta la ceja derecha como si quisiera decirme: «Ya sé que estás aquí, pero yo tengo pensamientos de director».        Cuántas veces me habré dicho que lo deje en paz. Que puesto que me ignora yo también le voy a contestar ignorándolo. Pero mi madre me ense...
Translated from SL to ES by Xavier Farré
Written in SL by Andraž Rožman

Pez plano

Floto con la cara en el agua y me mantengo tranquila. Sin prestarle atención a nada, sin poner energía en nada. Solo mantenerse flotando. Respirar lenta, muy lentamente. Burbujitas que me cosquillean en las mejillas al subir y estallar. En el último momento, mi cuerpo se sacudirá, el vientre se me contraerá para obligar a mi boca a abrirse y en ese momento sacaré la cabeza del agua con decisión y calma y tomaré una profunda bocanada de aire. —¡72 segundos! —gritará nadie. Es esta una destreza que no te lleva a ninguna parte en la vida. A lo sumo, más cerca de ti misma. Estoy sentada en ...
Translated from NL to ES by Daniela Martín Hidalgo
Written in NL by Nikki Dekker

Elogio Del Huracán

Siempre he disfrutado de la violencia de lo cotidiano: por ejemplo, la de un vaso que se rompe en la oscuridad. A veces me pregunto si este recuerdo es realmente mío. Revivo la escena con una alegría difícil de contener. El objeto que cae y se desintegra y se hace estrépito sordo y luego tumulto de voces en mitad de la noche. Mi madre le da al interruptor para que se iluminen los vidrios desperdigados. Su mano abierta en el aire, por encima de mí. El sonido de la bofetada que no se parece en nada al sonido del cristal contra el suelo y la sensación de comprender que todo forma parte de la cere...
Written in ES by Alejandro Morellón Mariano

Oda a la hermandad

Vi cómo Andrei se alejaba y entonces empecé a quererlo. Vi su mochila negra, abultada, que llevaba como un escudo a la espalda. La llevaba tan llena que era evidente que no estaba de camino, que no iba a ninguna parte. Si se adentrase así en las montañas, la mochila lo arrastraría hacia atrás, hacia el abismo. Las cremalleras estaban estropeadas, en cualquier momento podían soltarse y reventar, y yo me imaginaba que la mochila se desplegaba, como un airbag, un hinchable, cada vez más grande, como un paracaídas que tiraba de Andrei hacia arriba y lo llevaba allí donde debía estar. En primero d...
Translated from NL to ES by Carmen Clavero Fernández
Written in NL by Yelena Schmitz