View Colofon
Original text "Eenrichtingsverkeer" written in NL by Carmien Michels,
Other translations
Published in edition #1 2017-2019

Dirección única

Translated from NL to ES by Guillermo Briz
Written in NL by Carmien Michels

      Me he olvidado de echar la postal al correo, pensé mientras vomitaba una papilla negruzca entre los matorrales que había al lado de la carpa del concierto. Le di las gracias a la desconocida que me sujetaba la coleta, en un portugués que sonaba mucho más fluido que cuando estaba serena. Me preguntó si me las apañaba yo sola. Respondí levantando el pulgar. Poco después volvía a estar entre los matorrales.
      Lisboa era el punto final inevitable de un verano insuperable, de festival en festival. No había vuelto a casa desde que mi madre nos echó a mis hermanos y a mí. Cuando se me acababa el dinero me quedaba un tiempo en ciudades llamadas Brixen o Burgos, dibujando tatuajes temporales en la piel dócil de los hipsters. Nunca personas ni animales, solo escaleras, arcos, umbrales, contadores de la luz y minaretes, los miembros enhiestos de las ciudades. Y buzones de correo. Los buzones eran los nudos del hilo con el que iba uniendo las ciudades que visitaba. Si me sentía estancada en una ciudad no tenía mayor problema en poner rumbo a la siguiente. Detrás del último buzón estaba Dr. Limón, el bar de Madrid en el que había desayunado unos días antes, más allá el terreno donde acampé, en Arnhem, y más allá la casa de mis padres, en Hoegaarden.
      La postal, y chicos, pero antes unas patatas fritas, me dije cuando me vi otra vez de pie en un mundo en el que era capaz de distinguir lo vertical de lo horizontal. Las patatas fritas son la mejor respuesta en cualquier situación. Seguí la hilera de lucecitas que marcaba el camino, apoyándome en contenedores de basura y puestos de comida.
      Pese al mal sabor de boca seguía adelante con mi plan para aquel verano: consumir chicos en grandes cantidades. Aproximarme a hermosos ejemplares, preguntarles si tenían pareja, besarlos si decían que no. Desaparecer de inmediato y aparecer con la misma rapidez frente a la presa siguiente sin que me viera la anterior. No quería que ninguno de ellos pensara que solo era uno más.
      Me metí en la boca las últimas patatas mientras me acercaba a un chico que estaba silbando. Era de constitución fuerte, ni gordo ni musculoso. Le hice la pregunta de rigor para comenzar el juego.
—Let’s kiss —le dije.
—You are crazy —respondió en un inglés de medio pelo, pero sus labios se acercaron a los míos.
      Mientras un acróbata daba saltos mortales y a la vez hacía equilibrios con tres pelotitas dentro de mi cabeza, el chico empezó a comerse mi cara, como si fuera de mazapán, hasta que desaparecí en su garganta con un gorgoteo. Conozco este sueño, pensé, era un sueño antiguo en el que, como si yo fuera Pinocho, me engullía una ballena que me recordaba mucho a mi oronda vecina. Que era pendenciera por naturaleza, pero me resultaba muy atractiva. Aunque durante el verano que se acababa solo había besado a mujeres, porque me sentía más segura, yo era el tipo de chica que suelen odiar las lesbianas: para mí no se trataba de besar a mujeres bisexuales, sino de desconcertar a las heterosexuales, lo cual era perverso pero necesario para olvidar mi propio desconcierto. Todo esto desapareció dentro de aquel remolino que era el aparato digestivo del chico.
      Nos dimos cuenta a la vez de que el desconcierto que tenía que tragarse era un engrudo pastoso. A duras penas emergí de su boca, como un náufrago desesperado, o quizá me escupió él, porque me preguntó, arqueando las cejas:
—Are you still eating fries?
Me tapé la boca con la mano y tragué de una vez dos patatas a medio masticar.
—I am so sorry! —respondí, soltando una carcajada.
Se rio, me abrazó y me besó. Pese a todos los restos de patatas fritas. Su boca también tenía un sabor curioso.
—Have you been eating bananas? —pregunté, con la cabeza ladeada.
—We have been drinking banana milkshakes —respondió mi chico, algo turbado. Seguí su mirada y vi a sus amigos, que desaparecían en ese momento dentro de una tienda para fumar shisha. Como si su cuerpo tuviera que compensar su timidez, me levantó sin esfuerzo y me llevó hasta un árbol cuya caricia sentí en la espalda mientras anudaba las piernas a la cintura del chico, como un monito.
      El vaivén de mi cabeza durante nuestra insensata batalla de besos hizo que volcara el mundo, como si estuviéramos tumbados en el suelo de un bote de madera, oyendo a nuestro lado el alegre chapoteo del agua contra los remos ociosos y, a lo lejos, el sonido de un pájaro desconcertado llamando a sus crías, que habían abandonado el nido, para que regresaran a pasar la noche. El pájaro adoptó la forma de mi madre e intentó levantarme tirando de mi camiseta.
      La rechacé con un gesto de la mano sin dejar de besar a aquella delicia de hombre, a aquel ser fogoso y a la vez tierno y delicado. Nuestros cuerpos se retorcían y se anudaban en una danza de apareamiento a la intemperie que ponía cada pieza en su sitio, el mundo entero desaparecía entre los brazos vigorosos que me rodeaban, éramos uno interpretando aquel largo concierto de saliva y chapoteos. Hubo intermedios en los que aquel hombre poderoso y yo intercambiamos algunas palabras, susurradas con la hermética sacralidad con la que se pronuncian los votos, que nos empujaban a cruzar el umbral entre el anonimato y la intimidad de los recién casados. Así supe que se llamaba Mircea y que era de un pueblo de los alrededores de Bucarest, que estudiaba ingeniería y tenía veintitrés años, como yo. Le dije una de las pocas palabras que sabía en rumano, mulțumesc, gracias, y él me dijo: no, no, gracias a ti.
Me besó con suavidad bajo los ojos y dijo: 
—Ai ochi frumoși.
—Y tus ojitos tienen un brillo y triste—respondí, y los dos nos echamos a reír.
      Nos susurramos frases tan almibaradas que una cínica de mi talla no se atrevería a repetir, que podrían ser fingidas, sin duda, pero que en nuestro estado de ánimo sonaban como verdades incontestables. Aquella noche no grabamos nuestras iniciales en el tronco del árbol, pero allí dejé una de las sombras que llevaba conmigo. A pesar de mi ligero sobrepeso, yo era de helio en aquellos brazos. Y de nuevo estábamos tumbados dentro de un bote, en un lago, y de nuevo se oía el chapoteo del agua contra los remos, y de nuevo mamá pájaro llamaba a las crías que habían volado.
Esta vez la hija sí respondió.
Me escabullí bruscamente del abrazo apasionado y dije:
—I have to go.
—What? —dijo él, sobresaltado.
—I’m so sorry.
Y eché a correr.
—Your number! —me gritó.
—We’ll find each other! —respondí mientras escapaba de allí.
      De haberme quedado diez segundos más podría haberle dicho que no tenía teléfono, que había tirado el móvil el día que mi madre nos echó porque no quería que viéramos cómo se deterioraba, que lo tiré porque quien no recibe noticias no recibe malas noticias. Que les enviaba una postal dos veces por semana a ella y a su cuidador, mi padre, para que no se preocuparan por mí. Que en aquel momento no podía permitirme ser feliz. Y aun así tenía esperanzas de que él se quedara allí, en aquel lugar, junto al puesto de comida, al pie del árbol, hasta el día siguiente o para siempre, que se quedara allí para siempre.
      Al día siguiente encontré el árbol y el puesto, pero no a Mircea. Grité su nombre, una y otra vez, hasta que mi voz dijo basta. Escruté sistemáticamente cada cara y cada cuerpo que veía pasar, construcciones sobre zancos. Me lo dibujé en el brazo cuando empecé a dudar de su aspecto, repasaba las  líneas una y otra vez en cuanto empezaban a difuminarse. A cada paso que me alejaba de él (al abandonar el festival, la ciudad, el país) renacía en mí la esperanza, como si, en vez de regresar a aquella maraña por desenredar que era mi vida, estuviera retrocediendo en el tiempo, describiendo un arco sobre nuestro instante, un arco bajo el cual todo era posible, en el que yo aún era yo y él era él.
      Cuando llegué a casa, una tarde soleada de septiembre, la encontré vacía. Encima de la mesa había una cesta llena de sobres. Junto a la ventana, sobre la cómoda, había flores que debían de llevar allí semanas, metidas en aquel espantoso jarrón que había hecho mi madre en la academia y del que tanto nos reíamos en casa. Al lado había varias velas y una esquela de mi madre. Detrás, una urna que no había hecho ella, pero que sin duda le habría gustado.
      Volví sobre mis pasos sin tocar nada, como si no hubiera estado nunca en casa, como si no supiera nada.

      En esta ciudad conozco un camino que se aleja y se aleja, y sin embargo es circular. Puedo volver a las ciudades en las que ya he estado mientras doy paseos y envejezco sin riesgos. Sigo el enredo de hilos que cuelgan sobre la calle a poca altura y que proveen a los rumanos de internet de la más alta velocidad. En el punto en el que los cables negros están torpemente anudados a una farola se encuentra el buzón desde el que, durante los últimos siete meses, he enviado todas las semanas una postal a casa. Cuando se me acaban los sellos entro en la oficina de correos, que sigue anclada en los años noventa, como tantos otros servicios de este país. Puedes pasar horas en una cola que avanza penosamente y, de pronto, ver cómo se cuelan señoras decrépitas vestidas con abrigos de pieles que intentan mantener la apariencia de prosperidad cueste lo que cueste y que ponen de vuelta y media a quien se atreva a protestar, con un arsenal de juramentos que no utilizan ni los mendigos cubiertos de llagas.
      Al principio, los funcionarios de correos no me hacían ni caso cuando veían que yo no hablaba rumano, pero no tardé mucho en hacerme valer. Poco a poco me fui integrando en la suave corriente de murmullos y susurros durante las esperas interminables en la oficina de correos. De esa corriente salió la dirección de mi actual casero, un hombre mayor que no ha vuelto a salir de la planta baja de su casa desde la caída de Ceaucescu. Cuando le hago la compra en el Mega Image, el supermercado más popular de Rumanía, le dejo las bolsas a la entrada. Él espera hasta que cierro con llave la puerta de mi casa, en el piso de arriba, y entonces las mete a toda velocidad en la suya. Me parece un hombre adecuado como marido, alguien a quien se puede querer mientras está, y a quien se puede dejar de querer cuando ya no está, para no tener que echar de menos, no echar nunca de menos, y poder seguir en paz con esta mísera vida.
      Los sábados hago mi ronda. Limpio las aceras de cacas de perro y reparto bolsitas entre los dueños, me pongo los guantes de trabajo y recojo jeringuillas entre ruinas que flanquean mansiones fantásticas, y le llevo huesos al perro del mendigo desdentado, y el hombre me vuelve a contar su vida entera, y yo le prometo rezar por él en la iglesia ortodoxa.
      En casa no éramos creyentes, pero todo es acostumbrarse. Los domingos me uno a la variopinta muchedumbre de jóvenes madres que deambulan entre estatuas de santos hasta que consigo tocarlos y, si hay suerte, besarles los pies. Entonces me imagino que mis labios, a través de las estatuas, no solamente se unen a los labios de las demás, sino también a los de él.
      No es difícil mantener el anonimato en esta ciudad. La única persona con la que aún hablo holandés es una traductora cuyos hijos cuido a veces; en las comidas arrojan siempre algún alimento al suelo y susurran: «Que lo disfruten los muertos».
      «Să fie de pentru sufletul mamei», murmuro yo, mientras saco un trocito de chocolate del bolso y lo pongo al lado de la pata de la mesa. Amargo y con avellanas, como le gustaba a mi madre.
      Un día de febrero se presentaron en mi casa mi padre y mis hermanos. Por un momento parecieron turbados por mi aspecto. Entonces nos abrazamos y ahí quedó todo.
      Hoy ha estado en el taller, entre mis manos, bajo mi aguja. Mircea, reconocí su voz de inmediato. La cara que apareció cuando se quitó la mascarilla antipolución me lo confirmó. Quería tatuarse en el omóplato un nombre, Matei. Mi hijo, dijo con orgullo, tiene un mes.
—¿Cómo de grande?
—Grande.
      No me tembló el pulso al dibujar un árbol dentro del contorno de la M, una copia exacta del dibujo de mi brazo, unidos de verdad. Antes de rellenar la letra con tinta jugué un poco con el voluminoso lunar que tenía en el cuello, seguía allí. En casa siempre me llamaban soñadora, porque era capaz de olvidar que había puesto agua al fuego aunque la casa entera se llenara de vapor. Cuanto más húmedos eran mis pensamientos, más precisos mis tatuajes.
      Cuando terminé la i estuve tentada de silbarle al oído la melodía que él mismo me había metido en la cabeza siete meses antes, pero no lo hice, por la misma razón por la que hay que dejar en paz a los muertos.
—Mulțumesc mult —me dijo a la hora de pagar.
Su mirada voló sobre mi piel completamente tatuada, sobre las ciudades que formaban el itinerario que se extendía por todo mi cuerpo, los buzones que destacaban como las marcas rojas de Google Maps, y se detuvo en mi brazo, en el joven que lo observaba desde debajo de un árbol.
—No, no, gracias a ti —dije yo, mientras la puerta de la tienda, con su sonido de campanillas, se cerraba detrás de él.

More by Guillermo Briz

Una declaración de dependencia

Hace poco me encontré en una barbacoa con una chica que acababa de  tener un hijo. Aquélla era la primera vez que salía después de dar a luz.  Reconoció, con el bebé en brazos, lo dependiente que se había vuelto.  Pronunció la palabra con cara de desencanto, como quien hace una confesión.  Parecía considerar la dependencia como una forma de fracaso. Como todo el mundo, creo yo.  Lo dependiente se asocia en general con algo débil y sin atractivo,  feo incluso. En la independencia, en cambio, percibimos algo fuerte, atrayente, y le vemos sentido. Un caballo salvaje galopando por la playa. Oigo  ...
Translated from NL to ES by Guillermo Briz
Written in NL by Rebekka de Wit

Aunque no llegues a ver más que una gota

El blanquito que escribió el himno nacional sabía lo que se hacía. Le asignó a  la palabra “libres” una nota tan alta que nadie es capaz de alcanzarla. Lo  hizo así adrede.  Tony Kushner, Ángeles en América Mi padre y yo nos dirigíamos al aeropuerto. Yo iba a pasar un mes en  Estados Unidos, y a él se le había metido entre ceja y ceja venir a despe dirme.  Mi destino era Charleston, una pequeña ciudad costera de Carolina  del Sur. Cuando mi padre me preguntó cómo era caí en la cuenta de que  no había buscado ni una foto en Google.  Lo único que sabía de aquel lugar es que se había producido ...
Translated from NL to ES by Guillermo Briz
Written in NL by Rebekka de Wit

Punto de fuga

Trata de un hombre que no quiere perder el camino de vuelta a casa. Está  hecho de masa de pan. Se pone en marcha. Cada pocos metros, el hombre  arranca de un pellizco una miguita de sí mismo y la deja caer. Primero de  un brazo, hasta que lo termina. Después las orejas. La nariz. De un pellizco  se abre un agujero en el vientre. En la escena siguiente miramos por el agujero  del vientre del hombre. A través de él vemos, a lo lejos, una casita. Detrás de  la ventana hay una anciana de pie junto a una mesa. Está amasando pan.  Música conmovedora. Fin.  Trata de alguien que es feliz, pero no tan...
Translated from NL to ES by Guillermo Briz
Written in NL by Maud Vanhauwaert

Pero la casa todavía vive en mí

Un bautismo. Un nuevo comienzo. Sobre mis hombros una capa negra,  como un manto ceremonial. Me sujeta la cabeza y la inclina con cuidado  hacia atrás. El chorro de agua es mucho más suave que el chorro que sale de  la ducha de casa. Me masajea con la punta de los dedos la piel de la cabeza.  Mi cabeza. Esta cabeza mía. Esta cabeza de la que no puedo salir. Esta  cabeza pesada. Esta cabeza que se anuncia. Esta cabeza que llenan pensa mientos. Pensamientos que llegan siempre sin avisar. Pensamientos que  nunca resuelven nada. Cierro los ojos e intento imaginarme que no solo  me masajea la cabez...
Translated from NL to ES by Guillermo Briz
Written in NL by Maud Vanhauwaert

Cuando las mentiras se acumulan a toda velocidad

Yo no quería que aquello se convirtiera en un bombazo. Pero ocurrió así,  sin más. Conté en el instituto lo del accidente de tráfico y lo uno llevó a lo  otro.  Estaba tan hasta las narices de los exámenes que muchas mañanas  me quedaba dormido, y eso que siempre me proponía hojear antes del  examen todo lo que aún no me hubiera aprendido bien. Después del mo lesto pitido del despertador de mi madre, que entraba a trabajar muy tem prano, me dormía otra vez tan profundamente que apenas oía mi propia  alarma. Mi padre solía aparecer justo a tiempo para sacarme de la cama.  Pero el lunes del acci...
Translated from NL to ES by Guillermo Briz
Written in NL by Carmien Michels

Bubblegum Blues

23,40 euros. Es el importe que indican las cifras de color verde fosforito en  la pantalla de la caja. Unas manos pálidas y arrugadas depositan con cui dado las monedas amarillas y marrones en la bandeja de la ventanilla, una  por una, junto a un billete de veinte euros. Inmediatamente después cier ran la cremallera del monedero mientras se oye susurrar a su propietaria. —Tranquilo, ahora te doy tu billete —le dice a su perro que, al igual que la  mujer, permanece fuera del plano.   Cuando la bandeja se desliza de nuevo hacia ella, las monedas han  desaparecido y en su lugar hay dos billetes d...
Translated from NL to ES by Guillermo Briz
Written in NL by Carmien Michels

Cómo acabaremos siendo menos

1. En el salón, junto a un calendario, algunas fotos y la cuenta del restaurante en el que decidieron seguir juntos, hay colgada una lista con todos los animales y plantas en peligro de extinción: 3.079 y 2.655, respectivamente. Ella tiene la lista desde los trece años, y en aquella época, a falta de algo mejor, pegó trocitos de esparadrapo junto a los animales que más le apetecía ver. Él lo veía como un recuerdo de juventud y nunca se había parado a pensar que podrían acabar viajando en busca de animales y plantas amenazados de extinción.  Cada vez que añadían un animal a la lista lo comentab...
Translated from NL to ES by Guillermo Briz
Written in NL by Rebekka de Wit
More in ES

El retrato

La casa tenía una puerta de roble y una imponente fachada. No había ninguna placa con nombres. David tardaba un rato en bajar y yo observaba la calle. Era una calle tranquila y blanca, a diferencia del barrio junto al canal en el que vivíamos Sam y yo. Me debatía entre ensueño y resentimiento, como suelo hacer cuando me enfrento a cosas que no puedo permitirme. David abrió la puerta y me sonrió. Tenía la camisa abierta. Subí tras él por las escaleras y, una vez más, su aroma me cautivó; almendras y trementina. El estudio estaba tan desordenado como la última vez, pero parecía más despejado, ...
Translated from NL to ES by Carmen Clavero Fernández
Written in NL by Hannah Roels

Y lejanos dedos diez

DEDO PULGAR  Aunque estés en la planta doce, te llega el ruido de la obra. Lavas los platos.  Has salido rodando de la cama, te has puesto unos calzoncillos y, con el  pecho al descubierto y sin calcetines, has empezado a fregar la pila de  platos. Como el agua caliente tarda en salir, has olvidado abrir el grifo de  agua fría, por lo que ahora sale el agua demasiado caliente, y te hace daño  en las manos. Al sacarlas del agua, se ponen rojo chillón.  El fregadero está hasta arriba de platos sucios. En el suelo de la  cocina hay más ollas, bandejas de cristal para el horno y pilas de platos co...
Translated from NL to ES by Irene de la Torre
Written in NL by Joost Oomen

Alameda Zorilor: el comienzo

Cada persona tiene derecho, y éste es un derecho divino, y tampoco puede  ser de otra manera, a una última frase, no es obligatorio que esta frase sea  larga, ni que se parezca a una nota de despedida, pero es importante que  sea verdadera, tanta verdad cuanta quepa, de hecho, en una frase, sea ésta  la última, porque la verdad tiene la costumbre de ser caprichosa, lo que no  significa que no exista, está claro que existe, y se ha de decir, sólo que no se  puede decir en un cuento, porque el cuento tiene su verdad, que no es lo  mismo que la verdad verdadera, pero sin ser menos, y esta frase e...
Translated from RO to ES by Corina Oproae
Written in RO by Andrei Crăciun

La reunión

Listo. He recogido mis cosas, el traje en su funda, el calzador para los zapatos y he entregado la llave. Me quedan seis horas al volante hasta llegar a casa, aunque la vuelta siempre se hace más corta. Bajo la ventanilla y, con la cabeza asomada, recorro la avenida principal de la ciudad. Refrescado por la noche y la velocidad, el aire me araña las mejillas y me recuerda a la aspereza de una esponja desmaquillante. Tengo la piel sensible y me cuesta aguantar el proceso por el que tienen que pasar los presentadores de las noticias para no parecer una luna llena en pantalla: les aplican en la c...
Translated from RO to ES by Luciana Moisa
Written in RO by Alexandru Potcoavă

La llegada

Las cosas se fueron de madre la mañana de un domingo de agosto, en la que los primeros transeúntes de la plaza Parvis de Notre-Dame, empleados que trabajaban en los bistrós de la zona, avistaron el objeto. Era algo parecido a una bala gigante colocada en el suelo, con la punta mirando hacia la catedral y la base hacia la Prefectura de Policía. A simple vista, el proyectil medía cerca de veinte metros de largo y cinco de diámetro. Los camareros y propietarios se acercaron con curiosidad, lo rodearon, se encogieron de hombros y se marcharon a abrir sus restaurantes. Esto ocurrió sobre las siete....
Translated from RO to ES by Luciana Moisa
Written in RO by Alexandru Potcoavă

No quiero ser un perro

ACABAR CON EL MAL DE AMORES, tecleo. Esto tiene que terminar ahora. Veo historias de gente, no quiero historias, quiero soluciones, no compasión. TRANSFORMACIÓN, tecleo. Google dice que se da transformación en las matemáticas y en la genética. Elijo la segunda y hago de ella mi primera elección. Estoy cansada de este cuerpo que ha besado demasiada gente, que quizá esté dañado —me he conducido de manera temeraria, demasiado ocasional; tiene que desaparecer, ser distinto y mejor. Transformación genética. Una cura detox con zumos resplandece en la pantalla. «Transfórmate en una nueva versión de t...
Translated from NL to ES by Daniela Martín Hidalgo
Written in NL by Alma Mathijsen